Weekly reviews

A finales de la sesión anterior, los mercados se vieron presionados por una serie de factores negativos: la caída del precio petrolero, el debilitamiento del sector bancario europeo, la apreciación del euro y la desaceleración del crecimiento económico en EE.UU..

La primera sesión de la semana se caracterizó por una caída pronunciada de las principales bolsas del mundo. Mientras los índices estadounidenses lograron recuperarse, en Europa se registró una ola masiva de ventas. Los índices DAX (Alemania) y CAC 40 (Francia) fueron los más afectados por el hundimiento, con pérdidas de 3,3% y 3,5% respectivamente.

Los mercados globales cerraron con descensos la semana anterior. Las bolsas de Europa y EEUU cayeron a la par de los productos básicos. El índice tecnológico NASDAQ lideró las pérdidas con una reducción del 3.25%, sin embargo, el S&P500 y el Dow Jones también se desplomaron.

La dinámica mixta persiste en los mercados bursátiles. Ayer, las bolsas europeas cerraron cerca de los niveles de apertura tras intentar desarrollar una tendencia positiva en repetidas ocasiones. El DAX aleman cayó -0.4% mientras que el CAC 40 francés terminó en 0%. En EEUU, los índices se operaron por encima de los niveles de soporte y al final del día, exhibieron incrementos significativos. El S&P500 avanzó +2%, el Dow Jones +0.5% y el Nasdaq +0.1%.

La sesión anterior cerró con una fuerte negatividad en los mercados europeos. La mayoría de las naciones que integran la Eurozona exhibieron débiles PMIs, un factor que se complementó con el pesimismo iniciado por los reportes corporativos del viejo continente. En consecuencia, los índices bursátiles registraron bajas que rondaron entre -1.5% y -2.0%.

Las bolsas de EEUU y Europa cerraron con fuertes pérdidas, conducidas principalmente por el debilitamiento del mercado petrolero y algunos informes corporativos negativos de gigantes energéticos como BP y ExxonMobil. El pesimismo cubrió el mercado norteamericano y obstaculizó la estabilización por encima de importantes niveles psicológicos (1900 puntos – SP500 y 1600 puntos – DOW).

A comienzos de esta semana, las bolsas europeas estuvieron presionadas a la baja por la publicación del PMI chino, el cual no alcanzó a las estimaciones de los economistas. Aunque estos datos no provocaron pánico entre los inversores, afectaron considerablemente a los índices bursátiles. La caída del PMI de la Eurozona y los reportes corporativos pesimistas contribuyeron con este movimiento negativo.

El viernes pasado, los mercados globales extendieron su fortalecimiento con un crecimiento que varió entre un 1.5% y 2.0%. 

La cautelosa dinámica positiva de los mercados globales logró asentarse en la última jornada de la semana. Afectadas por los desalentadores informes corporativos y una ola de ventas a gran escala en el sector bancario, las acciones europeas cerraron con pérdidas en la sesión anterior. Estos factores contribuyeron al fortalecimiento del euro. El EURUSD se negocia por encima de 1.09.

El pasado viernes, los mercados de países desarrollados extendieron la formación de un crecimiento correctivo, recuperando algunas de las posiciones perdidas y siguiendo de cerca la tendencia del mercado petrolero. Diversos factores técnicos contribuyeron al avance positivo. El descenso en las últimas dos semanas había provocado un sobreventa así como el choque de niveles estratégicos difícilmente alcanzables sin movimientos correctivos. Asimismo, un contexto de noticias favorables ayudó al desarrollo de la tendencia en tanto se esperaban informes macroeconómicos en EEUU y el anuncio de Mario Draghi sobre posibles incentivos adicionales del BCE para la Eurozona.