El mercado de divisas opera en rangos estrechos; El euro extiende su depreciación

Los índices bursátiles estadounidenses terminaron la sesión del martes con un leve retroceso, alejándose de sus máximos intradiarios. A pesar del fuerte impacto de los informes de ganancias corporativas, los inversionistas no están listos para asumir riesgos en medio de la creciente incertidumbre política que reina en el país. Los operadores aún esperan señales que confirmen las promesas electorales de Donald Trump, tanto en forma de leyes o acciones concretas. Las promesas de desregulación y reforma impositiva parecen estar estancadas, lo que genera dudas entre los inversores sobre la capacidad de la nueva administración para llevar empujar su agenda.

Los primeros informes corporativos de esta temporada muestran resultados alentadores, exhibiendo en su mayoría a las ganancias observadas en el cuarto trimestre del año pasado. Según estimaciones preliminares, las ganancias promedio de las compañías habrían crecido un 8,1% en este período.  Entre las compañías con mejor desempeño se destacaron Apple Inc., Boeing Co. e International Business Machines Corporation. En el plano estadístico, el déficit comercial de EE.UU. no registró cambios significativos en diciembre, lo que representa una amenaza para la economía. Hoy, los futuros de índices norteamericanos operan neutrales.

La caída de los precios petroleros también contribuyó a la baja de los mercados bursátiles. El Instituto Americano de Petróleo reportó un incremento de 14.23 millones de barriles en los inventarios de crudo estadounidense la semana pasada. Los analistas esperaban un avance de sólo 2.50 millones de barriles.

Los mercados asiáticos terminaron la sesión del miércoles en verde, repuntando tras un comienzo de semana negativo. El debilitamiento del yen japonés apoyó a la dinámica alcista de la bolsa nipón. Mientras tanto, la agencia de noticias Xinhua dijo que las compañías chinas atrajeron 1 trillón de yuanes en 2016. No obstante, la región Asia-Pacífico continúa moviéndose bajo la presión de los bajos precios energéticos y la incertidumbre política en EE.UU. y Europa.

El mercado de divisas presenta una dinámica de intervalos reducidos. La moneda europea continúa depreciándose ante los riesgos políticos en el bloque. El índice del dólar registró pocos movimientos durante la sesión asiática debido la falta de noticias.

La dinámica de los mercados globales sigue limitada por factores fundamentales. Aunque los informes corporativos reactivan el positivismo de los operadores, éste efecto no durará por mucho. Las acciones de la nueva administración estadounidense son el centro de atención de los operadores. Las declaraciones del gobernador de la Fed de Filadelfia resurgieron las expectativas sobre una eventual subida de los tipos de interés, lo que fortaleció a la posición del dólar. Los precios petroleros regresaron al canal de mediano plazo y encontraron soporte en $54.30 - $54.80 por barril. Esta tarde, la atención estará puesta en los datos oficiales de inventarios.

chart

chart