Wall Street mira por delante de los datos de empleo en Estados Unidos

Una dinámica correctiva prevaleció en los mercados bursátiles europeos durante la sesión previa. Las bolsas se vieron afectadas por los débiles informes de ganancias de las compañías europeas. Ni siquiera el avance de los precios petroleros pudo contra la ola de ventas. El sentimiento de los inversores continúa limitado por las preocupaciones políticas que rodean a la nueva administración de Estados Unidos y los índices sobrecalentados en Wall Street. Ayer, el mercado norteamericano no pudo desarrollar una corrección consistente puesto que los compradores aprovecharon los mínimos intradiarios para reingresar sus órdenes.

Hoy, los valores del Viejo Continente luchan por abrirse paso en dirección norte. Los datos económicos de la Eurozona contribuyeron a los ánimos alcistas, junto con el repunto de los precios energéticos. Los futuros de índices americanos operan en territorio positivo. 

El índice de actividad empresarial en el sector de servicios de la Eurozona creció a 53.7 puntos frente a un pronóstico de 53.6.

El crudo Brent sigue operando en torno a sus máximos anuales. La escalada de tensión política entre los EE.UU. e Irán contribuyen al avance de los precios energéticos pues los mercados especulan con la introducción de nuevas sanciones para el país árabe en respuesta a las recientes pruebas de misiles. Los análisis técnico y fundamental coinciden en que el crudo no extenderá sus ganancias en el corto plazo. Esperamos que la cotización del Brent se mantenga alrededor de los $56.50/b.

Por su parte, el mercado de divisas ingresó en una fase de consolidación tras una corrección técnica del dólar en la sesión previa. Los pares se movieron hacia importantes resistencias, donde se espera el desarrollo de correcciones locales. En este sentido, el informe de nóminas no agrícolas de Estados Unidos será crucial para comprender los próximos pasos de la Fed en materia de política monetaria. Si los datos son positivos, podríamos observar un resurgimiento de la moneda norteamericana.

A pocas horas de cerrar la semana, el pesimismo vuelve a presionar a los mercados globales. Esta semana, los mercados perdieron una gran parte de las ganancias recogidas la semana anterior. Las declaraciones alentadoras de la Reserva Federal sobre el futuro de la economía estadounidense y la subida gradual de los tipos de interés ayudaron a regenerar el sentimiento alcista a mitad de semana, elevando la demanda de activos de riesgo. No obstante, la agenda política de la administración Trump sigue presionando a los mercados. El debilitamiento del dólar, anticipado por el presidente de EE.UU., fue beneficioso para los precios metalúrgicos y petroleros, así como para la divisa europea. Hoy, el mercado estará centrado en las últimas estadísticas laborales en EE.UU.. El día promete ser tan interesante como volátil.

chart