Los comentarios de la Fed presionan a los compradores de dólares; el oro y el euro extienden ganancias

Los mercados europeos cerraron la sesión del miércoles en alza. Los inversores se valieron del crecimiento del crudo como una excusa para comprar activos del Viejo Continente. Además, el sector financiero de Europa también contribuyó a forjar un sentimiento positivo. En EE.UU., las bolsas exhibieron una dinámica neutral a lo largo del día, aunque terminaron con leves incrementos. La Reserva Federal mantuvo sin cambios las tasas de interés y se mostró  positiva sobre el futuro de la economía. En este contexto, las ventas del dólares aumentaron notablemente. De acuerdo con el último informe de ADP, el sector privado añadió 246.000 empleos en enero, superando ampliamente a las expectativas. Los analistas esperaban que la creación ronde los 165.000 puestos. En materia de inflación, la Fed mantuvo su meta de mediano plazo en 2 por ciento.

Hoy, los índices europeos buscan extender sus ganancia. El foco de los operadores está dividido entre el discurso del presidente del BCE, Mario Draghi, y el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney. Los inversores apodaron a este día "Super Jueves", debido a la gran cantidad de datos programados para la jornada. Entre ellos, el informe trimestral de Reino Unido sobre inflación, así como la decisión del Banco de Inglaterra sobre tasas de interés y comentarios posteriores. Se espera que el BOE mantenga su optimismo sobre la economía británica deje intactas a las tasas de interés. Los inversores prestarán especial atención a las declaraciones de los banqueros sobre el impacto del Brexit en la economía. El mercado europeo reaccionó con calma a la decisión de la Fed de no efectuar cambios en las tasas de interés. La mayoría de los analistas coinciden en que la decisión de la Fed de elevar los tipos podría llegar en junio. Mientras tanto, en Europa crece la preocupación por una posible regeneración de la crisis griega. Los economistas dudan que Atenas pueda afrontar los pagos de la deuda en julio, lo que iniciaría una nueva ronda de negociaciones entre el gobierno y sus prestamistas. Los futuros de índices americanos apuntan a una apertura negativa.

Los precios petroleros buscan salir del intervalo lateral. Los futuros del Brent lograron acercarse a los $57 por barril, es decir, al límite superior del canal de mediano plazo. El crudo cuenta con el apoyo de un dólar débil y la novedad de que Rusia recorto 117 mil barriles de su producción de enero. El informe de inventarios de crudo de EE.UU. fue ignorado. Un acercamiento a los $57.30 podría reactivar a los vendedores. Esperamos que el crudo se mantenga estable de cara a la publicación de las nóminas no agrícolas.
El sentimiento del mercado global mejoró ligeramente durante la sesión previa. Los inversores pudieron alejarse del plano político y centrarse más en los datos económicos. El informe de ADP y la evaluación positiva de la economía por parte de la Reserva Federal ayudaron a restablecer el ánimo de los operadores. En general, la Fed ha dejado en claro que los aumentos de los tipos serán graduales y adaptativos. La debilidad de la moneda estadounidense continua apoyando al oro, el crudo y al euro. El yen japonés se encuentra fuertemente presionado.
chart
chart
chart