12, enero 2016

Análisis Fundamental

EUR/USD (Gráfico de 4 horas)

El dólar estadounidense expuso una dinámica mixta frente a sus rivales. La divisa se debilitó contra el yen por sexto día consecutivo. En términos generales, se observa una mejora en el sentimiento del mercado global, lo que se tradujo en varios intentos por recuperar posiciones perdidas. La semana pasada, el gobierno chino aseguró que no suspenderá las operaciones que ayudan a la recuperación de los índices bursátiles. Este factor logró imponer al dólar contra el euro. Pese a que el informe laboral de EEUU reflejó un avance sustancial, el EURUSD no recibió el apoyo esperado.

A las bajas expectativas de inflación se suma la crisis económica china, dos factores que podrían detener futuros ajustes monetarios del FOMC en la reunión del 27 de enero. De esta forma, el dólar estadounidense quedaría privado de un notable pilar de apoyo. Ayer, las operaciones se caracterizaron por el apetito de activos riesgosos en tanto no se publicaron estadísticas macroeconómicas.

La devaluación de la libra esterlina puede interpretarse como un punto positivo para la economía del Reino Unido. Hasta el momento, la balanza comercial destaca el efecto nocivo de una moneda demasiado costosa. El déficit totalizó 10.64 mil millones de libras en noviembre, +1.08% comparado al mismo período en 2014. El GBPUSD terminó con un descenso.

Los principales índices bursátiles de Asia, Europa y EEUU sumaron pérdidas por más del 6% en la última semana. Esta tendencia favorece al yen en el mercado crediticio: el diferencial de rendimientos de bonos (a 10 años) de EEUU y Japón se reduce y atrae más inversores sobre los activos norteamericanos. El USDJPY está en baja.