08, febrero 2016

Análisis Fundamental

EUR/USD (Gráfico de 4 horas)

El informe de invierno de la Comisión Europea llegó con algunas sorpresas para los operadores. Las previsiones de crecimiento económico e inflación para 2016 se ajustaron a la baja en 0.1 p.p. y 0.5 p.p. respectivamente. Para 2017, el PIB de la Eurozona quedó intacto en 1.7% mientras que la inflación se redujo en 0.1 p.p. hasta 1.5%. Pese a que estos datos no son buenos para el euro, la atención ya está puesta en la próxima reunión del Banco Central Europeo, programada para marzo.

El viernes pasado, las influencias más poderosas sobre el euro/dólar llegaron desde EEUU. El Departamento de Trabajo publicó dos informes claves para definir el futuro de los tipos de la Reserva Federal: las Nóminas No Agrícolas y la Tasa de Desempleo. El primero decepcionó al mercado tras exhibir una ralentización de la creación de empleos superior a la estimación (151.000 vs 190.000). Sin embargo, el desempleo se redujo en 0.1 p.p. hasta 4.9% frente a una previsión de 5.0%.

En línea con las expectativas del mercado, el Banco de Inglaterra mantuvo sus tipos sin cambios. El titular de la entidad, Mark Carney, resaltó que la economía británica no está preparada para una suba de los intereses. Los bajos precios energéticos y un moderado crecimiento de los salarios promedios impactaron sobre las previsiones inflacionarias a corto plazo. El libra/dólar cerró con un leve descenso.

El diferencial de rendimientos entre bonos gubernamentales de EEUU y Japón se redujo. Este factor desvió la atención de los inversores hacia los activos norteamericanos. En este contexto, el dólar/yen se negoció en un rango lateral.